Valdemaqueda es un pequeño pueblo situado entre Madrid y Ávila, asentado en un entorno de gran belleza y extensión. Las rutas discurren por extensos pinares bañados por el cauce del río Cofio. Dichos pinares fueron el origen de la mayor parte de la madera utilizada en las obras del Monasterio de San Lorenzo del Escorial.

Comenzando en el centro del pueblo, nos dirigimos hacia el río. Surcando gargantas y lanchas de piedra llegaremos al famoso puente Mocha. A pesar de decirse que este puente es romano, es muy aventurado hacer esta afirmación, pues hay grandes dudas sobre su fecha de construcción, ya que la morfología de los puentes apenas ha cambiado desde la época medieval.


De vuelta al pueblo, podemos andar paralelos al Arroyo Rodajos, en cuya orilla es común ver pastar rebaños de caprinos, caballos y ovejas custodiados por mastines ibéricos.

Este paraje tiene gran interés botánico y es además hábitat de especies animales representativas como el águila imperial ibérica, la cigüeña negra, el buitre leonado o el negro. Existe una amplia superficie de vegetación de ribera, predominando los alisos, fresnos y sauces. Al norte, en las proximidades del río Cofio, encontramos una extensión de fresnedas considerable.


Como anécdota destacar que gran parte de las rutas de senderismo y MTB por estos parajes son inaccesibles, a pesar de que muchas de ellas están descritas en amplia bibliografía senderista, ya que por lo visto algún cacique moderno ha comprado un buen pellizco de terreno a la antigua Unión Resinera, y ha instalado una gran extensión de vallado cinegético, supuestamente con el fin de dedicarlo a caza mayor. Pese a ser totalmente legal, no cuenta con la aprobación de la mayor parte de los habitantes de Valdemaqueda. Sin embargo, la escasa capacidad para movilizarse, debida a que Valdemaqueda hoy en día no pasa de ser un pueblo de veraneo, hace imposible reivindicar esta finca como zona de servidumbre pública.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Acerca de este blog

La finalidad de este blog es fomentar la práctica senderista y la creatividad fotográfica, además de dar a conocer la diversidad y riqueza histórica, cultural, etnográfica y paisajística de Madrid y sus alrededores.

Seguidores

Buscar este blog