Este embalse es uno de los más espectaculares de la Comunidad de Madrid. Construido sobre la cuenca del Guadarrama, y alimentado por el río Aulencia, abastece de agua a gran parte de la provincia. Al igual que otros embalses, su llenado anegó numerosas construcciones, como la Cruz del Tercio.

En muchas ocasiones ha sido objeto de rumores acerca de la existencia en sus aguas de cocodrilos, sin embargo su presencia nunca ha sido demostrada.

Rodeando este embalse, encontraremos grandes extensiones de encinares, y profundizando en rutas campo a través (posiblemente a través también de alguna valla), podremos acceder a históricas construcciones del Canal de Isabel II que son hoy en dia toda una reliquia histórica, como la Presa abandonada de Aulencia, de muy recomendable visita. La localización de esta presa: Localización: N40° 31' 0.53", W4° 1' 25.32"


Si ánimo de hacer publicidad aquí de ninguna marca comercial, debo recomendar encarecidamente ir a reponer fuerzas a Anca Nino, una cervecería de Valdemorillo famosa por sus macro-raciones de carne y su relación calidad precio.


A un paso de la autovía Madrid - Barcelona, se encuentra este singular parque natural, cuyo recorrido se abre a través de senderos de tierra y hierba, que discurren en todo momento al lado de la corriente del río Dulce, y que a lo largo de los años ha formado espectaculares pasillos sobre la roca caliza. Al igual que pasa con unos pocos lugares singulares de las proximidades de Madrid, cuesta creer que exista tanta belleza a sólo un paso de la capital. Las estaciones del año más recomendables para visitar este parque natural son la Primavera y el Otoño.

Su recorrido pasa por algunos pequeños pueblos de Guadalajara como Jodra o Pelegrina, pero sin duda el pueblo más carismático de sus proximidades es Sigüenza, pueblo medieval, con castillo incluido, que durante la Edad Media tuvo un destacado papel defensivo. Sin embargo sus orígenes se remontan a la época romana, en la que ejerció un importante papel en las comunicaciones a través de la calzada de Henares. Hoy, prácticamente dedicada al turismo, destaca por su gastronomía y la belleza de sus calles. La miel de Sigüenza, con denominación de origen, es una de las más apreciadas de este país. Este pueblo ha dado un gran impulso en sus últimos tiempos a su gastronomía, aprovechando la gran riqueza de sus productos. No en vano Sigüenza ha sido elegida para albergar la sede del Instituto Español de Gastronomía.

También es recomendable la visita del Castillo de Pellegrina, en el pueblo del mismo nombre, y que es punto de paso en la ruta. Desde este pueblo tendremos vistas panorámicas a las buitreras y barrancos que ya plasmó en su momento Félix Rodriguez de la Fuente, en cuya memoria se erigió un mirador. A parte de los buitres, en los márgenes del río veremos abundante vegetación capitaneada por chopos, sauces, fresnos y arces poblando sus riberas, que adquieren espectaculares tonos amarillos y rojizos durante la estación otoñal.

En el extremo suroccidental de la Comunidad de Madrid se encuentra el Embalse de San Juan. A este pantano contribuyen los ríos Cofio y Alberche, y se accede a él a través de la célebre Carretera de los Pantanos.

Fue construido a mediados del siglo XX, y tiene puerto marítimo, cumpliendo una función recreativa, además de ser una fuente de energía y de abastecimiento de agua para la zona suroeste de Madrid.

Los inmensos pinares que contiene en sus márgenes son ideales para rutas senderistas, y constituyen las primeras estribaciones de la Sierra de Gredos.

En la zona llamada "La Virgen de la Nueva" se esconden dos elementos históricos que forman parte del legado histórico de San Martín de Valdeiglesias: la Ermita de la Virgen de la Nueva y un puente románico de cinco ojos. Ambos están actualmente anegados por las aguas pero son visibles en épocas en las que el nivel del agua está más bajo de lo normal.

Casla es un pequeño pueblo situado en el término municipal de Santo Tomé. En sus proximidades se encuentra uno de los mejores y más extensos sabinares que existen en las proximidades de Madrid.

Un paseo por este sabinar nos permitirá ver como los años han ido labrando los troncos de estos peculiares árboles hasta conseguir formas bastante sorprendentes.

La sabinas tienen una madera muy apreciada, debido a que las resinas que contiene la hacen bastante resistente a los insectos, lo que la hace muy apreciada para construir muebles, casas, etc.


Además de la ruta por sus sabinares, es especialmente recomendable visitar Casla. es especialmente destacable la Ermita de La Virgen de La Estrella, en homenaje a una aparición de la Virgen a un pastor en la Estepa.

Casla está situado en un sitio estratégico desde el punto de vista turístico, por estar cercano a las Hoces del Duratón por un lado y al valle de Riaza por otro.

Acerca de este blog

La finalidad de este blog es fomentar la práctica senderista y la creatividad fotográfica, además de dar a conocer la diversidad y riqueza histórica, cultural, etnográfica y paisajística de Madrid y sus alrededores.

Seguidores

Buscar este blog